MegaMind

Megamind (2010)

Esta película de animación para niños nació a la sombra del éxito de Gru Mi Villano Favorito -película famosa por sus Minions-, y contó con un gran presupuesto y un elenco de voces muy importantes como son las de Will Ferrell, Brad Pitt, Jonah Hill o Tina Fey. Sin embargo no tuvo demasiada popularidad aunque me ha interesado el mensaje libertario que se puede extraer de la misma.

El protagonista es un muy inteligente extraterrestre que aún siendo bebé y ante la inminente destrucción de su galaxia, al igual que Superman, es enviado por sus padres en una nave espacial hacia la Tierra. Paralelamente, otro bebé extraterrestre también es enviado a nuestro planeta huyendo del apocalipsis. Mientras el segundo bebé aterriza en casa de una buena familia que hará que se convierta en el superhéroe Metro Man, nuestro protagonista termina en una cárcel de máxima seguridad donde se convierte en una mente criminal.

Ya desde el principio el mensaje antiestatal es claro, en tanto en cuanto hace un muy evidente paralelismo entre la cárcel y la escuela. Presenta la cárcel como un centro de generación de criminales a partir de ciudadanos que no eran peligrosos, sino que se dedicaban a cosas consideradas “ilegales” y, a continuación, da una imagen de la escuela pública que se asemeja a la cárcel, encargándose de matar la creatividad de los alumnos en general para simplemente tratar de convertirlos en buenos ciudadanos o súbditos, no seres independientes y autónomos. Hay una escena muy simbólica en la que MegaMind, apartado del resto de niños, está inventando aparatos mientras al resto les enseñan a cantar la canción de la rana. Por este motivo considero que es una peli interesante para homeschoolers.

Ya desde la escuela MegaMind genera una rivalidad perpetua con Metro Man. Todos los problemas que causa MegaMind son por protegerse de los ataques o burlas de Metro Man y el resto de niños. Al crecer, Metro Man se convierte en la encarnación del Estado. Le admiran, le idolatran, le veneran, le construyen monumentos y encomiendan sus vidas a él, quien en realidad es un presuntuoso, un egocéntrico y un megalómano que lo hace todo “por el bien común” y promete “seguridad” de una forma condescendiente. MegaMind, relegado al ostracismo por sólo ser superinteligente pero no superfuerte ni superguapo, entrega su vida a luchar contra Metro Man, si bien de una forma bastante torpe, pueril, inefectiva e inocua.

La parte clave en cuanto a libertarismo de la película llega cuando por fin -y de forma inesperada para él-, consigue derrotar a Metro Man y conquista la ciudad de Metro City. Hace su entrada triunfal en el Ayuntamiento y ante el atemorizado público y las autoridades se ve obligado a dar un pequeño discurso. He de reconocer que mientras estaba viendo la película -y deseando que continuara con su línea libertaria- pensaba para mis adentros lo que me gustaría que dijese en su discurso y…efectivamente es lo que acaba diciendo (!), algo así como: “Soy el nuevo dueño de Metro City, voy a dedicarme a hacer planes malignos, mientras tanto, seguid con vuestras vidas.” Me produjo gran satisfacción que, al contrario que Metro Man, no pretendiera ni salvar ni subyugar a la gente, simplemente no meterse en sus vidas. La ciudad empieza a mejorar automáticamente.

En ausencia de su archienemigo y nostálgico de su legendaria rivalidad, MegaMind decide crear un nuevo sperhéroe contra el que luchar. Este nuevo mutante que crea a imagen y semejanza de Metro Man era un chico resentido, que cree que la vida le debe algo, que el mundo están en deuda con él, que su amor platónico no le corresponde a pesar de lo bueno que es y lo mucho que se lo merece, etc. Una vez tiene superpoderes los utiliza para su propio beneficio y para obligar a los demás a hacer lo que él quiere. ¿Les suena de algo? A mí sí. A mí me suena a que el Estado es coacción, donde el mercado libre es persuasión. El Estado fomenta el victimismo y obliga a la solidaridad forzosa, mientras que el mercado libre te da las oportunidades para salir adelante por ti mismo o a través de la ayuda mutua voluntaria.

Esta película alberga todos esos mensajes con subtexto liberal-libertario e individualista y me parece una excelente película para ver en familia y debatir sobre ella con los niños.

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s